21/6/15

Objeto del deseo

Desde la punta de una península se mira al mar
y en la piedra que lo besa, se espera la noche
para quemar el pasado dentro de un par de botas viejas.
Siempre a ras del fuego, Finisterre.
Al fin y al cabo, las raíces crecen donde se es capaz de amar.