6/11/15

Hemisferios

La racionalidad, lo cartesiano, está metido de fondo en nuestra cultura desde hace siglos. No es algo que podamos negar, y tampoco es algo malo, ya que no se podría vivir únicamente de lo irracional. La pregunta sería: ¿cómo hacer para integrarlos, sin negarlos o renegar de ambos polos? Sobre todo, sin caer en un localismo que no integra, sino que aísla. Porque el negar o renegar nos lleva a una nueva trampa: nos hace creer que aunque esté ahí, parece que no estuviera. O nos enbronca a unos contra otros.

Calamity Jane

Tomo la energía del pasado
su aura
el vaho
tomo la hoja amarilla
el ding dong del carillón a las 3 am.
Tomo los párpados turbios
el altar del aquelarre
la palabra
el gong
la ventana del alba.
Absorbo su aroma.
Hago bajar la musa.
La soborno.
La musa viste de agosto
y calza dos diciembres de plata.
Ella come de mi mano 
y escucha.
Me exhorta:

¡Ey ey ey... Calamity Jane!
redacta el decálogo de los sobrevivientes.