25/2/08

Sine qua non

Hoy por la noche el ambiguo Sánchez Dragó ha dicho algo punzante: “En España no hay libertad de expresión. Hay libertad de impresión, que es cosa bien distinta (todo lo que se firma negro sobre blanco tiene validez). Pero en España, la libertad de expresión es censurable.”

Se refería al tema de la inmigración (como habeis apreciado ya, un tema recurrente en este blog; las copas corren por mi cuenta). En lo nominal, Sanchez Dragó no ha querido mojarse, pero en lo tácito ha dejado muy clara su postura, y además con astucia. Ya veremos por qué.

Después de ver el debate Zapatero/Rajoy, me asaltan una serie de preguntas. Preguntas que me vienen dando vueltas desde hace años y que todavía nadie a acertado a responderme
con entera libertad de expresión.

1) ¿Por qué la condición sine qua non para que un emigrante sea “regularizado” sigue siendo el contrato de trabajo por cuenta ajena?
2) ¿Por qué no puede residir legalmente en el país, teniendo una residencia pura y dura, y vivir, por ejemplo, de una renta?
3) ¿Por qué no se aclara que cuando se habla de permiso de trabajo debería añadirse también por cuenta ajena, que es lo que figura en letras pequeñas al dorso de cualquier carnet de residencia?
4) ¿Por qué un emigrante que decide darse de alta como autónomo no puede acceder a una residencia con permiso de trabajo, siendo que quizá en el futuro las circunstancias puedan llevarle a tener que trabajar por cuenta ajena, pero ahora mismo no lo necesita?
5) ¿Por qué se dá por sentado que si un emigrante está en el paro podría ser un delincuente?
6) Y sobre todo, y lo que es más grave desde el punto de vista ético: ¿por qué se identifica trabajo asalariado con garantía de honradez?

Por la misma razón que apunta astutamente Sánchez Dragó: porque en España (y en toda Europa) lo que hay no es libertad de expresión, sino sólo libertad de impresión. Todo lo que figura en el papel, es legal. Incluso un pre-contrato falso comprado al módico precio de 3000 euros (que es lo que puede costar un contrato en el mercado negro de los que trafican con la necesidad ajena, amparados por el silencio de las insituciones) será reconocido como verdadero sólo porque alguien ha sabido falsificar una impresión de negro sobre blanco. Es muy fácil conseguir un contrato de trabajo cuando hay desesperación. Si la condición es ésa, en Europa lo tienen crudo, porque la gente se busca la vida de las maneras más bizarras. Esto lo sabe incluso el más pardillo. En muchas ocasiones, el contrato de trabajo por cuenta ajena no es garantía de probidad, sino todo lo contrario: lo que hace es favorecer la aparición de mafias dispuestas a cobrar sumas astronóminas por un contrato falso. Pero de esto no se habla. No se puede hablar. O es una leyenda urbana.

Me dá igual que sean ZP, Rajoy, Llamazares, los verdes, los rojos, los humanistas o los falangistas. Quiero que alguien me explique POR QUÉ se oculta detrás de toda esta parafernalia de regularizaciones y buenas costumbres la realidad tan asquerosamente hipócrita de que el contrato de trabajo por cuenta ajena no es más que una tapadera para la legitimación de la esclavitud. Una esclavitud que a Europa le ha resultado muy rentable hasta ahora, pero que ya empieza a oler mal incluso para ella misma.

La verdad es que el tema me dá náusea. Cedo la palabra.

6 comentarios:

Vandalia dijo...

Una de las cosas que más me llamó la atención del debate de ayer, por su clara intencionalidad y su cariz absolutamente fascistoide -no porque no sepa que ésa es realmente su visión de las cosas, sino porque esperaba algo de hipocresía-, fue que la palabra "inmigrante" en boca de Rajoy iba siempre seguida de "mafias" y de "delincuentes". Ése es el discurso de un partido que va en busca de los votos de lo más radical que pisa este país, no me extraña que negaran a Gallardón su presencia en las listas, no fuera a ser que el "rojo" (disculpad que utilice esta expresión para referirme a Gallardón, entenderéis la ironía) del Ayuntamiento de Madrid fuera a decir alguna cosa propia de la gentuza que milita en la extrema izquierda y acabara con las esperanzas de las gentes de bien que habitan en el barrio de Salamanca.

Por otra parte, no se puede entender la distinción que se hace entre trabajadores asalariados y autónomos si no es por las razones a las que tú apuntas. Pervive un esclavismo disfrazado de estado de bienestar del cual no estamos libres ni los españoles, cuánto menos los inmigrantes, que tienen que tragar carros y carretas para poder salir a la calle sin miedo a que los detenga cualquier pitufo sin dos dedos de frente y que se ven completamente acorralados por empresarios sin escrúpulos.

Y esto, desgraciadamente, no parece que nadie tenga la intención de cambiarlo.

Es más, cuando Rajoy habla de que los inmigrantes han de integrarse y pasar por una serie de pruebas donde se constate su buen nivel de conocimiento de la cultura española, ¿qué hará con todos aquellos españoles que no viven de acuerdo con la españa católica, apostólica, romana y neoliberal?, ¿les va a quitar el velo a las mujeres musulmanas y españolas que habitan en Ceuta?, ¿castigará con multas a las personas que viven en aldeas perdidas de Galicia en donde no hablan apenas castellano y no saben hacer cocido?
Quizás se le ocurra dar la nacionalidad española a todos esos japoneses que saben bailar sevillanas y aclaman al Real Madrid... Eso sí es España, hombrepordios.

¿Qué es la cultura española?, ¿dónde termina la españolidad?, ¿hay vida más allá de los Pirineos?, ¿y más abajo de Gibraltar?

Dijo ayer Rajoy que España es una nación "vieja y admirable".
En lo de "vieja" estoy de acuerdo.

Besos, guapa, muy buen post.

HIPATIA DE ALEJANDRÍA dijo...

Pues sí, el problema del trabajo asalariado me dá tirria. Yo me he prometido a mi misma no volver a trabajar de esa manera mientras pueda evitarlo, y es por varias razones:
1) se creen que porque una es mujer e inmigrante ya viene con el chip incorporado de limpiadora-camarera-puta (o sea, srvienta del amo), y para colmo, ignorante.
2) Aquí trabajar en blanco o en negro te dá los mismos derechos, no nos engañemos.
3) Tener una nómina no te hace más integrado, es mentira. Yo he vivido en carne propia -me he cansado de contarlo en este blog- lo que es tener la puta nómina y no legar a fin de mes ni de coña. Si no fuera por mi renta de Argentina, olvídalo (y soy una privilegiada).
4) por mucha nómina que tenga el inmigrante siempre gana menos, esté cualificado o no (el Sbaraglia seguro que gana más que cualquiera, pero él pertenece a la mafia del espectáculo)
5) LAS LEGISLACIONES EN MATERIA DE EDUCACIÓN Y HOMOLOGACIÓN DE TÍTULOS NO ESTÁN HECHAS PARA FAVORECER LA INTEGRACIÓN DEL INMIGRANTE "SUCADA", AFRICANO Y ÁRABE, sino todo lo contrario. Sabes que también lo vivo en carne propia.
5)Se presupone a rajatabla que el inmigrante vendrá a estas tierras dispuesto a aceptar lo que sobra, sea un iletrado o un doctor en genética. ES UN INMIGRANTE: PUNTO. A TRAGAR.

Cuando hablan de igualdad de derechos mejor sería que contemplaran mi derecho a, por ejemplo, ELEGIR un trabajo digno y acorde a mi formación. ¿Por qué un inmigrante no puede tomarse un año sabático y un español sí?

Pues yo te digo que sí se puede, y que les dén.

besitos anarquistas

(Gana Rajoy, me parece, siento ser pesimista pero hoy estuve en madrid y el aire huele facha. Normal. ZP no responde con contundencia y no sabe fundamentar sus defensas).

Crispina dijo...

Que común la típica frase de: "Yo no soy racista, xenófobo,... pero que nos respeten".
¿Pero que tipo de respeto? Exacto, el de siervo a amo, porque auqnue se nieguen a reconocerlo los inmigrantes se están convirtiendo en los nuevos esclavos del s.XXI.

A Europa solo le interesa que vengan a trabajar (en los peores, claro esta), a dejar dinero y cuando ya los han exprimido, pa su casa. Aquí ni de coña te quedas porque nunca serás de aquí, eso sí, si provienes de los países industrializados bienvenido seas porque no importará si tienes trabajo, si respetas nuestras costumbres, si arrasas nuestro entorno,...¿por qué? Porque se presume que tienes dinero.

Esto es la historia de siempre, se repite una y otra vez, los ricos explotan a los pobres (en este caso los inmigrantes) que se consideran como inferiores y por tanto no pueden poseer los mismos derechos que un nativo.
El argumento puede parecer radical, pero es así de simple y no hay que darle más vueltas.

Muy triste porque cuando digo que mi excuñao es rumano piensan que se caso por papeles, cuando digo que tengo un amigo en Marruecos piensan que quiere mi amistad por interés, cuando digo que hubo una pelea entre dos sudamericanos piensan que es normal porque todos son unos borrachos incivilizados,... y un largo etcetera de tópicos despectivos a las nacionalidades extranjeras, porque el etnocentrismo está vigente en el más profundo ser del viejo continente.

¿Cuáles son nuestras costumbres? ¿Verbena, toros y futbol? ¿El macho ibérico? ¿El flamenquito? ¿La siesta? ¿Gorronear y ser unos vagos? ¿Estafar a Hacienda?

Buena Caza!!

Pd. Dios mio, me comí el otro día un churrasco con chimichurri! xD... me encanta vuestra comida jajaja. Besicos ;)

HIPATIA DE ALEJANDRÍA dijo...

Eh, Crispina! Por qué no te pasas para aquí y hacemos piña? vente pa aquí, guapa, que hay churrasco con chimichurri y mate A ROLETE jajajajajaja...

Qué bueno que la gente joven empiece a notar lo que yo notaba hacía años, y todos me decían: "Pero en España no hay racismo". Lo que no había era conciencia. Pero la gente joven empieza a armarse. Y no es gilipollas.

Buena caza a ti también.

Pável Chíchikov dijo...

Totalmente de acuerdo con el post. Cuando empecé a estudiar el problema de los vagabundos en las primeras sociedades modernas descubrí las mismas estrategias de "estigmatización" y dominación que hoy vemos en relación con los inmigrantes. El Estado-nación liberal ha sustituido la vieja dominación sobre los territorios por la dominación sobre las personas; por eso inventa conceptos como "población", "censo", "empadronamiento", etc, y ejecuta unas políticas de homogeneización y control del cuerpo social.

Los inmigrantes, al igual que los primeros vagabundos, alteran ese orden social homogéneo y ponen en peligro los instrumentos de control social ejercidos por el Estado. Con la llegada (o salida) de inmigrantes, la demografía nacional puede subir o descender sin control, las cifras macroeconómicas puedes verse alteradas y algunas personas se desplazan por el territorio y crean incertidumbre. La única manera de controlar esto es poniendo a cada "individuo peligroso" bajo el dominio de un Amo (empresario).

Estas condiciones materiales ponen de manifiesto algunos de los rasgos más perversos del nuevo racismo europeo. La demagogia barata de personajes como Rajoy y Sarkozy presupone que el inmigrante es un individuo sin cualificación, un ser dispuesto a aceptar su ubicación entre las clases bajas nacionales y a firmar un contrato de trabajo a ciegas. Pero la realidad desmiente estas presuposiciones: muchos "inmigrantes" argentinos, como bien sabes, han sabido crear exitosos negocios por cuenta propia.

Esto también pone al descubierto lo que algunos llamamos el mito de la globalización. Es cierto que las distancias se han reducido y que hay un flujo mundial. Pero esto sucede para los capitales, no para las personas. Una persona tiene que superar numerosos controles, interminables trámites burocráticos y ofensas gravísimas a su herencia cultural; los capitales, nada.

Por cierto, no te fíes del tufo facha de Madrid. Aquí la mayoría vota al PP, pero en Andalucía y Cataluña (casi quince millones de habitantes entre las dos) ocurre lo contrario.

HIPATIA DE ALEJANDRÍA dijo...

Sí es verdad que hay mucho argentino que ha montado proyectos de éxito. También por allí ha habido mucho croto malatestiano (ya escribiré algún post sobre eso, ahora que me lo recuerdas). es curioso, pero allá hay una tradición anarco (con fundamento) muy fuerte.

En todo lo que dices no pienso añadir ni una palabra más porque más cierto no puede ser.

Y sí, ojalá que trengas razón con Catalunia y Andalucía... espero que la gente se acuerde de los planes sociales y no se engañe con la sonrisita cáustica de Mr. Rajoy y CIA.